El cuadro que Leonardo pareció no pintar nunca

da-vinci-isabel-estejpg--146x220Una de las cosas que más me gustan de la Historia del Arte es que aunque sea historia y se encuentre en el pasado, aún nos quedan muchas cosas por descubrir y aprender. En el caso que hoy vamos a tratar nos toca adentrarnos en uno de los artistas más venerados e investigados del campo: Leonardo da Vinci.

Trataremos con una noticia reciente que puede cambiar uno de los mayores interrogantes que giran en torno a esta figura tan reputada.

En octubre de 2013 salió en todos los medios que habían encontrado un retrato que podía ser atribuido a Leonardo da Vinci. Esta obra había estado cinco siglos sumida en un completo anonimato y se había hallado en el bunker de una familia adinerada en Suiza. Cuando las autoridades italianas lo reclamaron y fueron a recuperar, este retrato desapareció sin dejar rastro. Hasta este mes de febrero, cuando estaba a punto de ser vendido en una subasta por 120 millones de euros. La recuperación se llevó a cabo en una caja fuerte de un banco suizo.

¿Qué ocurre con este cuadro? ¿De dónde ha salido? ¿Es realmente una obra de Leonardo da Vinci? Para responder estos interrogantes tenemos que contar una historia que se dio hace más de cinco siglos y que aún no está del todo hilada, para ello tendremos que esperar a descubrir lo que los expertos hallan en este retrato.

boceto-que-se-conserva-del-retrato-de-isabel-de-esteEn 1499 Leonardo se refugió en Mantua en la corte de Francesco Gonzaga e Isabella d’Este, quien era la reputada mecenas de varios artistas renacentistas y fiel admiradora de la obra de Leonardo. Se cuenta que durante su estancia fue presionado para realizar un retrato de la noble, pero que solo realizó un dibujo preparatorio que se encuentra expuesto en el Museo del Louvre. Este boceto de unas dimensiones de 63×46 cm está realizado sobre cartón con tiza negra, pastel amarillo y sanguina. En él se ve a una mujer de perfil con porte regio y una expresión serena. Aunque en la actualidad se encuentra en un estado de conservación bastante pobre, en innegable encontrar belleza en la obra.

Desde entonces siempre se ha considerado que en 1500, fecha de la que data el boceto, Leonardo se centró en sus estudios matemáticos, dejando de lado la pintura y el retrato al óleo de Isabella. Pero con los recientes descubrimientos, algunos expertos se atreven a señalar el retrato encontrado en Suiza como la culminación de la relación entre artista y mecenas. Para estas afirmaciones se basan en el conocimiento de su obra y en las pruebas que se están realizando a la obra.

Los pigmentos utilizados coinciden con aquellos que se pueden encontrar en sus obras reconocidas y la preparación de la tela sigue el mismo patrón que está descrito en su Tratado de la Pintura, aunque también es cierto que él no siempre seguía dichos pasos. Para confirmar la identidad de la modelo inciden en el parecido con el boceto que se encuentra en el Louvre, tanto por el parecido físico como por la postura y el tamaño semejante de ambas obras. También la prueba de fluorescencia ha descubierto que en la mano sostiene un libro con los símbolos del espíritu protector de las letras y las artes de Isabella d’Este.

Desde un primer momento Carlo Pedretti, director del Centro de Estudios da Vinci del Museo Hammer de Los Angeles, afirmó que la obra pertenecía a Leonardo. Pese a que también dijo que sus discípulos habían incidido directamente en ella y que se debía retirar lo que no era del artista principal. Las pruebas de datación determinaron que se realizó entre 1513 y 1516, lo que descartaría la teoría de que se hubiera realizado tras su muerte.

leonardo1--644x662Para terminar os diré que estamos ante un retrato femenino de una dama posando de perfil con una corona y una palma, ataviada como Santa Catalina de Alejandría. En ella se ha querido ver, igual que en el supuesto dibujo preparatorio una precursora de la Gioconda tanto por el color, la iluminación y la pose.

Obviamente, encontrándonos en este punto, solo podemos hacer conjeturas y elucubrar hasta que los expertos se pronuncien después de realizar todas las pruebas que consideren necesarias. Lo que está claro es que esto nos muestra la cantidad de capítulos que quedan por escribir en la Historia del Arte y que están esperando a que los encontremos. ¿Quién sabe lo siguiente que se encontrará? ¿Quizá el retrato del muchacho de Rafael perdido desde la Segunda Guerra Mundial?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s