Del griego que pintaba apóstoles

Tanto el pasado 23 de enero como el 6 de marzo hemos aprovechado para contaros algunas de las peripecias de Doménikos Theotokopoulus, así que si no os habíais enterado ya podéis poneros al día. En el día de hoy vamos a abarcar otro de los temas más importantes de la producción de este griego y es que, ya que no tuvo demasiada suerte con los mecenas, se dedicó a pintar bajo encargo.

La temática que más le ocupó ya en pleno siglo XVII fue el del Apostolado. La representación de los doce apóstoles y Jesucristo, que era una cuestión que interesaba mucho al mundo religioso del entorno del Greco. Ya que, como he dicho, realizó varias series centrándose en este tema, es muy complicado conseguir una fuente concreta que aclare todas las dudas que giran en torno a sus divisiones. Por esta razón me centraré en dividirlas en dos clases; la de figuras de  tres cuartos, en las que encontramos los atributos de cada apóstol de forma más clara y en la que podemos enclavar la serie de la Catedral del Toledo y la que se encuentra en el Museo del Greco de Toledo; por otro lado y de menores dimensiones encontramos de medio cuerpo las series del Marqués de San Feliz, la de Almadrones, la de Menke y la pequeña de Arteche, en estas no se aprecia del todo los atributos y representa un mayor reto la identificación de cada uno de los personajes.

Para entrar en materia, es importante saber que las fuentes que pudo manejar El Greco fueron tanto los textos considerados sagrados, los apócrifos y la Leyenda Dorada. Por la variación entre los distintos testimonios, la representación de los apóstoles plantea problemas tanto religiosos como históricos en la identificación de cada uno. Esta cuestión de diferenciación se puede estructurar en la posibilidad de encontrar una designación directa del nombre del apóstol, detalle que se incluyó a posteriori de la muerte del pintor, lo que plantea serias dudas de su veracidad; los elementos con los que está representado el personaje, que normalmente suele ser identificador o el instrumento con el que sufrió el martirio, y en algunos casos puede encontrarse una diferenciación en las fisionomías, ya que San Juan Evangelista siempre es representado como el más joven, mientras que San Pedro es canoso y se le ve entrado en la madurez y también, aunque no en todos los casos, San Pablo es representado como moreno, calvo y de nariz aguileña.

Antes de pasar a cada uno de los personajes, resulta necesario haceros imaginar la disposición que ideó El Greco para estas colecciones. Se dice que él visitaba el templo en el que iban a ser colocadas antes de trabajar y se mentalizaba para dicho trabajo con las características propias de cada edificio. La circunstancia más Cristo Salvadorvital sobre esta estructura era la de colocar a Cristo en el centro de atención y los doce rodeándole. Por esa razón seis están representados mirando hacia la derecha y los otros seis a la izquierda, de esa forma cierran la composición.

La figura de Cristo se representa siempre del mismo modo, ataviado con la túnica rosa y el manto azul, aunque en Almadrones no está la última prenda pero se piensa que se pudo haber borrado en alguna restauración. Es el único de los trece que lleva un nimbo propiamente dicho, ya que pantocratorel resto posee únicamente un resplandor alrededor de la cabeza que destaca sobre el fondo oscuro, el de Cristo es un halo romboidal. La postura parece inspirada en la tradición bizantina del Pantocrátor, bendiciendo y mirando al espectador.

San Pedro es el más fácil de reconocer porque siempre se representa con el mismo rostro, vestido con túnica azul y manto amarillo o dorado. Su cabello es espeso y, al igual que su barba, está encanecida. Una de sus manos señala a su izquierda, donde se situaría Cristo, mientras que con la otra sostiene sus dos llaves que representan su doble poder: salvar o condenar.

San Pablo sería el personaje que, en la lista original de apóstoles, reemplazaría a Judas Iscariote debido tanto a la traición de este segundo como aSan Pablo que esta representación se sitúa en algún punto posterior a la Pasión de Cristo, cuando Judas ya se ha suicidado. La expresión del rostro de Pablo es grave y concentrada mientras mira a su derecha, donde se encuentra la figura del salvador. Su túnica es azul y el manto rojo. A los espectadores les muestra la epístola en griego a Tito, que es uno de sus atributos, y la espada, arma que lo decapitó. En alguna de las representaciones del Greco podemos encontrar a un San Pablo más corpulento y en actitud menos pensativa.

San Juan es la figura más bella de este ciclo iconográfico con diferencia. Viste una túnica verde y un manto rosado. En la mayoría de las representaciones su atributo es un cáliz con un pequeño dragón. Este elemento representa el episodio que vivió este santo en su viaje a Asia, cuando el sacerdote Aristodemo le ofreció veneno y San Juan salió ileso. Es curioso el uso de este tema ya que es algo que dejó de utilizarse en la Edad Media, pero el interés del pintor es incuestionable, porque casi siempre lo representa de este modo.

San Lucas es el que más variedad de esquema tiene, ya que se le puede ver de tres formas diferentes. En la primera y en la segunda podemos verle vestido de color verde salvo por el cuello que es blanco; la fisionomía también es idéntica en ambos casos, la de un hombre barbado pero joven; en el atributo es en lo que se diferencian, ya que en uno sostiene un libro cerrado y un pincel, mientras que en el otro lleva también un pincel, pero muestra al espectador un libro abierto en el que se puede ver un retrato de la Virgen María, esta cuestión se debe a que se considera que San Lucas fue su primer retratista. El tercer caso es la representación de un hombre de edad avanzada vestido con túnica verde y manto amarillo, en cuanto a su atributo se repite el pincel y el libro cerrado.

                           

Simón CananeoSimón el Zelote o el Cananeo siempre se representa con un libro al que se dirige su mirada y viste un manto amarillo sobre túnica azul.

San Andrés2San Andrés es representado con el instrumento de su martirio, la cruz en aspa y El Greco siempre utilizó el mismo rostro. Por otro lado, lo único que parece variar es que en algunas representaciones solo se ve el primer travesaño de la cruz.

Judas Tadeo se representa como un anciano con mirada San Judas Tadeoperdida que sujeta una alabarda que es el arma con la que le martirizaron. Su manto es amarillo o anaranjado pero su túnica representa una diferencia, ya que el barniz puesto sobre la pintura azul, hizo que este color cambiara a verde en alguno de los casos.

San Mateo es representado con el cabello largo y blanco, así como su barba también
Mateofrondosa. Su atributo es el libro y la pluma, si parece estar en actitud activa, o solo el libro, si se representa pasivo. Su túnica es siempre azul y su manto rosa.

San BartoloméSan Bartolomé es un enigma en este tema, ya que tanto su vestidura como su atributo son sorprendentes. En el primer caso es porque se representa vestido de blanco, esto se debe a que El Greco, en la fase preparatoria, aplicaba una base blanca a los puntos en los que quería obtener mayor luminosidad con la mezcla de colores. El segundo caso se debe al pequeño diablillo que lleva encadenado y que refleja los exorcismos que llevó a cabo durante su viaje a la India.

San FelipeSan Felipe es uno de los apóstoles cuyos rótulos con su designación se encuentran confundidos y presentan problemas de confusión. Existen dos formas de representación, en la primera se le representa con la cruz como atributo de martirio y unas vestiduras de oro y azul, mientras que en la segunda no lleva atributo alguno y está ataviado de un amplio manto amarillo.

Santiago el Mayor siempre se le identifica San Andréscon el manto verde y la túnica azul. El atributo cambia, ya que en ocasiones no tiene ninguno y en otros lleva un bastón de peregrino, que le identifica con el patrón español. Su mirada parece perdida en algún punto mientras que su mano derecha parece indicar que se encuentra en discusión con alguien.

Santiago el MenorSantiago el Menor puede verse representado con una túnica amarilla y manto azul sosteniendo un libro, o con un manto rosado y túnica verde portando un bastón.

Santo Tomás ataviado siempre con los colores
cobre y azul, Santo Tomáspero las prendas están invertidas dependiendo de las series. Su atributo cambia entre lanza , escuadra o nada.

Estas ambigüedades encontradas en series del mismo tipo y realizadas por el mismo Greco, aunque se dice que tres pares de manos trabajaron con él, hacen que este tema sea un campo muy rico de investigación. Aunque nuestro trabajo no termina aquí, ya que el 2014, año en el que celebramos el 400 aniversario de su fallecimiento, estamos dispuestos a seguir contando historias de este genio de la pintura.

Anuncios

3 pensamientos en “Del griego que pintaba apóstoles

  1. Pingback: Del griego que partía el mundo en dos | Murmullos en la sala

  2. Pingback: Del griego que pintaba paisajes en España | Murmullos en la sala

  3. Pingback: Del griego que no pudo ser olvidado | Murmullos en la sala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s