De la llegada del griego a España y sus primeros grandes encargos

Recogiendo el testigo de la entrada sobre los comienzos de Doménikos Theotokopoulus del 23 de enero de 2014, hoy quiero dar un paso más allá en su evolución. Acompañarnos en el viaje hacia la madurez y dos de las obras cumbre de este artista tan emblemático.

Era el año 1576 cuando El Greco, respondiendo a una llamada que Felipe II había hecho a artistas italianos para decorar El Escorial, llegó a Madrid con la intención de trabajar para el rey en cuyos dominios nunca se ponía el sol. Gracias a las amistades que entabló durante estos primeros años en España con personalidades influyentes de Castilla (concretamente Toledo), El Greco se forjó un gran nombre que le abrieron las puertas a realizar encargos tanto en El Escorial como en la Catedral de Toledo.

El_Expolio_del_Greco_Catedral_de_Toledo

Uno de los ejemplos más importantes de esta primera etapa y un paso hacia su madurez pictórica es El Expolio, realizado entre 1577 y 1579 en un óleo sobre lienzo y con una técnica que se asemeja mucho al manierismo realizado por Miguel Ángel en sus últimas obras. Este encargo fue realizado por el cabildo de la Catedral de Toledo, en cuya sacristía puede visitarse hoy en día.

El tema de esta obra es la representación de uno de los primeros momentos de la Pasión de Cristo, cuando los soldados le desnudan para ridiculizarle. En el centro de la composición encontramos a la monumental figura de Cristo, que con sus ropajes de un color rojo ácido y pigmentado atrae todas las miradas. Sus ojos se pierden en algún punto del cielo y sobre él se amontonan las cabezas de diversos personajes en diferentes actitudes, están aquellos que discuten y señalan sobre lo que debe hacerse con el protagonista, y otros que asisten con los ojos en penumbra a una escena desagradable. Debajo de él y observando a un mismo personaje, están las tres Marías que aparecen recogidas en la esquina izquierda de abajo que parecen anticipar la Crucifixión de Cristo, ya que están viendo como un hombre en un escorzo forzado apuntala los lugares donde van a clavar los pies.

detalleexpolioEl juego de los colores, el indiscutible uso del escorzo y el alargamiento de las figuras son ya rasgos que forman parte del estilo de El Greco y que hacen esta obra una de sus primeras obras cumbre. Aunque hoy en día esté reconocida de este modo, en su época el artista tuvo problemas para que se comprendiera como él deseaba, ya que el cabildo de la Catedral de Toledo no lo aceptó de buena gana. Se embarcaron en una trifulca monetaria porque no se estaba dispuesto a pagar los 900 ducados en los que se valoraba la obra. Pese a estos problemas iniciales, gracias a esta obra El Greco fue encumbrado en la ciudad de Toledo, que le granjeó muchos clientes nobles.

A modo de curiosidad y por si no lo sabéis, el Museo Nacional del Prado lo tuvo en sus talleres durante el año 2013 para someterlo a una restauración antes de la celebración del cuarto centenario del fallecimiento del autor. Gracias a esto los madrileños pudimos visitarlo durante un tiempo reducido hasta que, en febrero, fue devuelto a su lugar de origen.

Aquí tenéis un vídeo de la pinacoteca en la que el encargado de su restauración explica su trabajo y ciertas cuestiones muy interesantes:

https://www.museodelprado.es/pradomedia/multimedia/la-restauracion-de-el-expolio-de-cristo-de-el-greco/?pm_video=on&pm_audio=on&pm_interactivo=on

El_Greco-The_Martyrdom_of_St_MauricePor otro lado, uno de los pocos encargos que recibió de Felipe II fue el que dio como resultado El Martirio de San Mauricio y la Legión tebana, realizado entre 1580 y 1582, también en óleo sobre lienzo. La idea era realizar un cuadro para un altar sobre el martirio, pero El Greco no podía desaprovechar la oportunidad de hilar un episodio de los cristianos del Siglo III d.C. con su política contemporánea, debido a que San Mauricio representa la lucha contra la herejía.

Su disposición, para tratarse de la representación de un martirio, es completamente rompedora a un simple vistazo. Solo hay que ver el primer plano de la composición, en la que se identifica a San Mauricio, con una coraza azulada de cara al espectador, negándose a cumplir las órdenes que según la historiografía religiosa le quitaron la vida. Esa es la razón por la que va ataviado de azul y rojo, los colores de lo eterno y el martirio. Por encima de ellos nos encontramos con un rompimiento de gloria en el que varios ángeles tocan algunos instrumentos y se colocan en unas posturas difíciles de captar si no se tiene la maestría del pintor del que aquí hablamos. Por último y en un segundo plano, acompañado por multitud de personajes anónimos, está la representación del martirio. Los soldados a la espera de ser ajusticiados, están en su mayoría desnudos y, entre ellos pero aún vestido, nos encontramos a San Mauricio que intenta consolar a sus hombres mientras a sus pies y en un profundo escorzo está el primero de los muertos.

detallesanmauricioEsta disposición no agradó a Felipe II porque interpretó que no había la devoción que él buscaba en un pintor de su Corte Real, por ello no realizó muchos más encargos a El Greco y la obra se mantuvo guardada hasta que el tiempo hizo que fuera apreciada por miembros de la realeza.

Con esta entrada he querido introduciros más temáticamente al pintor del que seguiremos hablando en posteriores entregas en diferentes tonos para hacer más ameno este reportaje con el que queremos rendirle homenaje. Y es que aunque los grandes poderes de la Iglesia y el rey de España no comprendieron a este genio, las puertas del coleccionismo nobiliario y del clero de estatus medio se le abrieron de par en par.

 Fuentes de las imágenes:
Anuncios

4 pensamientos en “De la llegada del griego a España y sus primeros grandes encargos

  1. Pingback: Del griego que pintaba apóstoles | Murmullos en la sala

  2. Pingback: Del griego que partía el mundo en dos | Murmullos en la sala

  3. Pingback: Del griego que pintaba paisajes en España | Murmullos en la sala

  4. Pingback: Del griego que no pudo ser olvidado | Murmullos en la sala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s