A propósito de la simbología con Jan Van Eyck

La simbología será uno de los rasgos más importantes de la pintura flamenca, siendo muy utilizada a través de objetos mediante los cuales se podía hacer interpretaciones sobre la realidad. Con esto lo que trata es de representar conceptos, ideas que a lo mejor, pasan desapercibidas por el espectador. Esta simbología suele ser de tipo espiritual (más habitual) y moralizante.

arl - copiaLos temas que más predominan son los religiosos, que se basan en pasajes de la Biblia, de ahí que la Iglesia lo usara como algo propagandístico para el público que no sabía leer. Otra temática importante es la de los retratos a la sociedad burguesa queriendo así demostrar el poder adquisitivo que tenían.

No solo nos intentan representar las cosas con el mayor realismo posible, sino que también intenta captar la psicología de los personajes, su personalidad, su carácter… Con esto se está anunciando ya el pensamiento humanista que llegaría poco después.

El Matrimonio Arnolfini de Jan Van Eyck nos muestra uno de los cuadros más realistas realizados durante el s. XV (1434) en Flandes. Muchas cosas se dicen acerca de este cuadro tan polémico pero lo que sí que sabemos es que se trata del comerciante, Giovanni Arnolfini  en el momento en el que acaba de contraer matrimonio con Jeanne Cenami.

arl

Lo que nos llama más la atención es el espejo situado enfrente de nosotros al fondo del cuadro. Se trata de un espejo redondo, convexo que refleja el fondo de la habitación dando sensación de profundidad. Esto es un recurso usual en la pintura flamenca. Se ve reflejada la imagen del propio pintor como si hubiera sido testigo de lo ocurrido. El significado de la obra ha estado llena de dudas y controversias pero la interpretación más fiable sin duda ha sido siempre la de Erwin Panosfky, quien trata de analizarlo, dándole sentido a todo lo que aparece en la escena representada.

IGI

El cuadro viene a ser un certificado de matrimonio interpretado de forma visual. Arnolfini, rico comerciante italiano afincado en Brujas, toma a su esposa, de familia adinerada de la mano y hace solemnemente un voto nupcial, levantando el brazo contrario. El marido representa la parte “estirada” del matrimonio y la esposa la parte “sumisa” de la pareja. La otra mano parece bendecir pudiendo significar que es Giovanni el que tiene la autoridad moral en el matrimonio, aunque según otras interpretaciones el hecho de que la mano de la mujer esté por encima, significaba que era ella la que tenía más poder adquisitivo. Pero la versión que más conocemos y de la que más nos fiamos es la que dice que la unión de sus manos representa a la sociedad de la época: él la sostiene fuerte y ella se deja con la cabeza agachada.

DGKGK

El hecho de que haya una sola vela en la lámpara encima de los protagonistas cuando es de día y la luz entra por la ventana, se debe a que así resaltan el carácter sagrado de la ceremonia, es decir, como símbolo religioso representando a Dios. Era habitual que el primer día de una boda flamenca, se encendiera una vela.

Al fondo de la habitación un espejo redondo y convexo refleja la escena de espaldas con una curva de una precisión increíble, descubriendo así que en la habitación había otras dos personas más, las cuales serían seguramente el cura y el propio autor autorretratado. Es la invención del orden espacial más asombroso del maestro que anticipa la función óptica que se le confiará más tarde a los espejos en el Barroco. Otro de los ejemplos de utilización de espejos lo encontramos en Velázquez con sus Meninas, donde aparecen reflejados en un espejo al fondo de la habitación Felipe IV y Mariana de Austria. Este era un recurso muy utilizado para introducir al espectador dentro de la escena, siendo un testigo más del casamiento.

Alrededor del espejo podemos apreciar 10 pequeños medallones en los que están representados episodios de la Pasión de Cristo (desde abajo, en sentido de las agujas del reloj: Agonía en el Huerto, Prendimiento, Cristo ante Pilato, Flagelación, Cristo con la Cruz, Descenso en el sepulcro, Bajada al limbo, Resurrección).

Encima del espejo redondo se puede apreciar: “Johannes de Eyck fuit hic” que significa: Jan van Eyck estuvo aquí.

El rosario colgado al lado del espejo era un regalo habitual en las parejas, simbolizando el carácter devoto de la esposa, aunque también se ha llegado a pensar que era una representación del oficio de contable, banquero, comerciante, que era a lo que se dedicaban.

SFGHSF

ASGAWEGLa ventana de la izquierda es muy característica en los pintores flamencos de esta época que utilizaban ese recurso iconográfico para aportar a sus distintas escenas, potentes “chorros” de luz. Las naranjas situadas a la izquierda del cuadro debajo de la ventana representaban el lujo que suponía tenerlas en esa época, por lo que afirma el poder económico elevado de la pareja. También se trata de un símbolo de la inocencia frente al pecado.

La cama representa, a su vez, la culminación del matrimonio. En la sociedad flamenca de la época, era habitual encontrar una cama puesta en el salón para recibir a los invitados cuando una mujer había dado a luz (la vida y la muerte). Como hemos mencionado antes, hay mucha controversia acerca de si la mujer estaba embarazada o no. Según muchos escritos la pareja no tuvo hijos y el que se esté recogiendo las ropas de esa forma refleja el deseo de quedarse embarazada.

No nos debe engañar la imagen porque también era habitual en las pinturas de su tiempo, representar a las mujeres con el vientre abultado como por ejemplo la “Eva” del políptico de la Catedral de Gante. Debe entenderse como una iconografía habitual, que alude en la mujer a su valoración universal como madre. En el cabezal de la cama está representado una mujer y un dragón y también una escobilla, que podrían simbolizar a Santa Marta o Santa Margarita. Las dos vinculadas con el hogar y patronas del parto.

GVKVGKNOPÑK

SEFSEFLa alfombra procede de Anatolia y es un rico ajuar que representa “una vez más” el alto poder adquisitivo y posición social del matrimonio.

 El hecho de que ambos estén descalzos, en aquella época se veía como un símbolo de fertilidad y los zuecos que hay tirados alrededor debían ser los que los llevaban puestos. También recogen el simbolismo de asistir a un ritual sagrado.

AGAWEG

El perro a los pies de la pareja representa la fidelidad.

El misterio y la simbología que hay detrás lo hace especial por el hecho de que en aquel entonces no todo el mundo podía comprender lo que significaba, incluso hoy en día no se sabe con exactitud.El cuadro destaca por su gran realismo y su técnica tan precisa siendo utilizada en un espacio tan reducido.

DEHRSERH

La controversia que hay acerca de si el autor realizó esta obra por encargo, porque estuvo  de verdad presente, porque se lo  invento y punto. De si en el caso de que fuera de verdad, el estuviera presente.

 

 

Referencias:

http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/obras/21.htm

http://cv.uoc.edu/~04_999_01_u07/percepcions/perc48.html

Historia del Arte. Editorial ECIR. Ignacio Martínez Buenaza, José Antonio Martínez Prados, Jesús Martínez Verón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s