La belleza encerrada en los museos

httpwww.abc.esespecialesbelleza-encerrada

“El Museo no deja de ser también el lugar de cautiverio del arte, donde se encierra su belleza. Al mismo tiempo, cada cuadro es ventana y espejo, pero también jaula y celda.” Miguel Zugaza, director del Museo Nacional del Prado.

Estas frases, pertenecientes al catálogo de La belleza encerrada, y el contexto en el que se encuentran son las causantes por las que vengo a hablaros de un tema que me parece interesante. El pasado 21 de mayo de 2013 se inauguró en el Museo Nacional del Prado la exposición de La Belleza encerrada. De Fra Angelico a Fortuny, que es de carácter temporal y que está formado por un total de 281 obras, todas propiedad del propio museo.

Paisaje infernal de Seguidor del BoscoMe resultó curioso y bonito pensar que era posible crear una muestra tan variada y bien organizada con fondos de la propia institución. Pero también me pareció triste cuando, al visitarla, pude apreciar que había visto muy pocos de ellos expuestos en la colección permanente. Obras preciosas, consideradas de pequeño formato y con tanto detallismo que podrían hacer sombra a las grandes obras si se lo permitieran. Pero como se deja traslucir en la cita del principio, el museo también debe hacer su selección y “encerrar” aquellos que, por diferentes motivos, no son considerados como grandes obras de la Historia del Arte.

Por ello creo que la iniciativa que tuvo el Museo Nacional del Prado al realizar este viaje cronológico debería ser repetido en más ocasiones. Porque gracias al coleccionismo de las distintas Casas Reales que hemos tenido, o al coleccionismo más contemporáneo, los museos cuentan con unos fondos tan bastos que se quedan abandonados en almacenes repletos de belleza.

Louise Amour Marie de La Roche-Fontenilles, marquesa de Rambures de Federico Madrazo y KuntzLa exposición de por sí fue muy interesante, no sólo por las piezas expuestas sino por el lenguaje expositivo que se utilizó y el discurso museográfico, en el que la comisaria Manuela B. Mena Marqués juega con los espectadores. Ventanas saeteras que desde una sala podemos ver lo que nos espera en la siguiente y compararla con lo que vemos en ese momento, y cuadros introducidos en un habitáculo que sólo se pueden apreciar a través de una rendija horizontal.

Los organizadores de la exposición juegan también con distintas disposiciones, diferentes a las acostumbradas como el cuadro de La Anunciación de Fra Angelico, que colocaron a mayor altura para que los ojos de los espectadores quedaran a la altura de las pequeñas escenas que recogen la vida de la Virgen María y que normalmente pasan desapercibidas. También me parece importante resaltar que las cartelas, detalle que este museo suele tener siempre muy en cuenta, quedan relegadas a un papel muy básico, desapegadas de la obra hasta el punto de tener que ponerte a buscar para encontrar la correcta.

Más allá de su valor expositivo, la labor de restauración y estudio que han tenido que realizar para llevar a cabo la muestra, hace que La belleza encerrada resalte por sus características especiales ya mencionadas. Sería muy interesante que esta exposición supusiera el comienzo de una corriente que animara a los museos a rescatar joyas de su patrimonio que estuvieran injustamente olvidadas.

Créditos de las imágenes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s